Rinitis alérgica otoñal

Alergias otoñales

Alergias otoñales

Los alérgicos al polen temen la llegada de la primavera, debido a la floración de los árboles y plantas que pueblan nuestros jardines, terrazas y parques. El principal síntoma que sufrimos es la rinitis alérgica, que afecta a nuestra nariz, fosas nasales y garganta, incluso llegando a afectar a los ojos. Aunque más que un síntoma, la rinitis alérgica, es considerada como enfermedad alérgica en si misma y es la más común de todas.

Complicaciones de la rinitis alérgica

  • Puede provocar fatiga crónica al alterar los ciclos de sueño.
  • En niños puede provocar otitis.
  • Puede llegar a desencadenar asma u otras afecciones respiratorias.

Otros factores desencadenantes

Pero la rinitis alérgica no se limita sólo al polen ni sólo a la primavera. Otros factores o alérgenos de nuestro entorno pueden ser los desencadenantes de la reacción alérgica o de la rinitis alérgica. Los más comunes en otoño son:

  • Los ácaros del polvo, están en nuestros hogares, vehículos y zonas de trabajo, todo el año, especialmente en las zonas costeras o próximas a importantes masas de agua como ríos o lagos. Debido que a los ácaros a demás de una temperatura suave, gusta de un buen grado de humedad para desarrollarse.
  • Las mascotas, o más bien las epiteliales, también nos acompañan todo el año, incluso si no tenemos mascota estamos expuestos debido a que sus epiteliales son fácilmente transportados por las corrientes de aire.
  • Los hongos debido a humedades, en su ciclo vital liberan esporas. En si el hongo no tiene por que producirnos una reacción alérgica, pero sus esporas si son un alergeno más común de lo que la gente cree.
  • Polen de plantas y árboles que florezcan en otoño. Son muy pocos y la carga de polen en el ambiente suele ser mínima pero si se es muy sensible puede llegar a estar afectándonos.

Tres consejos de otoño

Aquellos que sufren rinitis alérgica en otoño, generalmente la sufren todo el año, y por lo tanto se considera que sufren rinitis alérgica perenne. Por eso estos consejos de otoño, son aplicables al resto del año.

  • Evita las mascotas que te provocan alergia, es posible que algún vecino tenga una y sus epiteliales estén llegando a tu domicilio debido a las corrientes de aire.
  • Una correcta ventilación y renovación del aire de nuestra casa reducirá la humedad ambiente de la que tanto gustan ácaros y moho. En épocas de lluvia se puede emplear un deshumidificador trabajando conjuntamente con un purificador de aire. También es útil este sistema si nuestros vecinos tienen mascotas a las que somos sensibles y no podemos abrir las ventanas para que los alérgenos lleguen a nuestra casa.
  • Reducir la temperatura del termostato a 21ºC, Los ácaros además de humedad, necesitan una temperatura óptima de 25ºC ó 26ºC, si reducimos la temperatura de nuestro hogar habrá menos y al mismo tiempo, ahorramos en calefacción.

Imagen | Guijarro

Leave a Reply

  

  

  


8 − = seis

You can use these HTML tags

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>