Las alergias y la sangre

Los eosinófilos, son un tipo de leucocitos o glóbulos blancos. Estos poseen una enzima conocida como histaminasa, encargada de hodrilizar la histamina. Son conocidos por regular las respuestas alérgicas.

Recorrido de la sangre y las alergias

Las alergias y la sangre

Si en un análisis de sangre, el resultado nos muestra eosinófilos altos (los valores normales son de 1 a 7) no debemos preocuparnos. Lo más habitual es que seamos sensibles a algún alérgeno de nuestro entorno y nuestro cuerpo ha reaccionado ante este.

“Tengo eosinófilos altos, pero no tengo síntomas de alergia”

Aún no has de preocuparte, si piensas que no eres alérgico, pero el análisis te indica los eosinófilos altos, alarmarse no te servirá de mucho. Es muy probable que seas alérgico a una sustancia o varias a la vez, pero aún no lo sepas. Es posible que no seas lo suficientemente sensible al alérgeno, y sea tan leve que no lo percibas. Esto no significa que el día de mañana la sensibilización sea mayor.

Acudir al médico y solicitar una prueba de alergias, es lo más recomendable, será con los resultados de la prueba, cuando se nos dirá a qué somos alérgicos y porque nuestros eosinófilos están elevados.

Los parásitos intestinales como las lombrices o la solitaria pueden provocar un aumento de eosinófilos, pero en este caso suele apreciarse alguna alteración anormal en las heces. El no apreciar nada extraño no descarta completamente la parasitosis, y aún debe de ser tenido en cuenta.

Otras causas de tener los eosinófilos elevados, pueden ser sufrir de enfermedades inflamatorias, enfermedades sanguíneas, toma de medicamentos, etc…

Ante un resultado de eosinófilos elevados, debes observar si hay alteraciones extrañas en las heces. Tanto si las hay como si no, acudir al médico para solicitar un análisis de alergias. Lo más probable es que seas alérgico a algún agente externo de tu entorno y se descarte con esta prueba.

El médico está para ayudarte, si la prueba de alergias no aclara el índice anormal de eosinófilos, te guiará en los siguientes pasos como búsqueda de parásitos o análisis adicionales para buscar enfermedades en la sangre, inflamatorias, o si tan sólo has de cambiar algún medicamento que tomes habitualmente. Déjate guiar y aconsejar por tu médico y si no te convence puedes pedir una segunda opinión, pero siempre a un médico.

Imagen | leboski

Leave a Reply

  

  

  


nueve − 7 =

You can use these HTML tags

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>