Huertos urbanos sin alergia

Tanto para aquellos que son alérgicos o sensibles a distintas partículas que puedan estar en suspensión en el aire, como para quienes gozan de una buena salud, una correcta limpieza del hogar es para unos una necesidad y para otros una vía de prevención.

Los frutos cultivados en casa son sin duda más sabrosos y saludables que los cultivados en invernaderos, que son cosechados generalmente aún sin madurar y que terminan alcanzando la madurez en las cámaras frigoríficas o en el domicilio.

Esto es así porque el fruto llega a la mesa más fresco, al ser cultivado por uno mismo y recogido en el momento, pero es más, el fruto madura en la propia planta, recibiendo hasta ese momento todavía más nutrientes.

Pero…

El polen, las esporas de hongos, o los ácaros, pueden aumentar en el hogar al tener un huerto en casa. Los alérgicos no tienen que privarse de poder cultivar sus propios alimentos en su balcón o terraza por este motivo.

Para minimizar, reducir y anular el impacto del huerto en el hogar, basta con seguir unas sencillas pautas que os indicamos a continuación.

  • Escoger plantas hembra, o minimizar en la medida posible las plantas macho, ayudarán a reducir considerablemente las concentraciones de polen originadas en el jardín, ya que son las plantas con flores masculinas las que emiten el polen.

Esto influirá también en el número de insectos, por ejemplo abejas, que acudirán a las flores, ya que estos suelen preferir las masculinas por estar repletas de polen.

  • Los ácaros, y los hongos, pueden proliferar debido a la humedad generada por los constantes riegos, y este hecho se agrava aún más si el cultivo se realiza en invernaderos o zonas con temperaturas cálidas y constantes. Para evitar esto, se puede recurrir a una ventilación adecuada y constante, a fin de renovar el aire. Aunque con esto debería bastar, se puede y conviene reforzarlo con purificadores de aire, a fin de filtrar las esporas y los ácaros, dificultándoles su reproducción.

Esto beneficiará también a las plantas, reduciendo las probabilidades de coger enfermedades que ataquen a las hojas o a los frutos. Enfermedades como la roya o el oídio, son provocadas por hongos que proliferan con el exceso de humedad en el ambiente, o una mala ventilación.

Los frutos, en un ambiente húmedo y caliente, también pueden deteriorarse y estropearse o perder las propiedades que tanto se valoran.

  • Si el huerto está en un balcón o terraza, el purificador de aire y/o el deshumidificador se han de colocar en las habitaciones cuyas ventanas se encuentren más próximas al huerto, ya que son estas habitaciones las que más riesgo tienen de formación de hongos y acumulación de ácaros. Conviene poner además una buena alfombra que atrape la suciedad antes de entrar en casa.

Si eres alérgico al polen, a los ácaros o a los hongos, estos consejos te darán la oportunidad de poder disfrutar de frutos frescos, más sanos y sabrosos y cultivados por ti mismo.

Imagen cortesía de dan at

Leave a Reply

  

  

  


seis + = 11

You can use these HTML tags

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>